cine
Una de las cosas fundamentales para poder llevar a cabo una película es el presupuesto, todas las películas parten desde un presupuesto gracias al cual poder llevar a cabo su proyecto. El problema es que por desgracia el presupuesto es muchas veces el que decide si una película va a ser un éxito o si por el contrario no va a ir nadie a verla al cine. Y esta es la triste causa por la que muchas películas que tienen un gran argumento no triunfan, porque aunque el director sea un genio, si no lo conoce nadie, es probable que su proyecto esté condenado al fracaso.

Pero siempre hay excepciones, porque hay películas que han tenido muy poco presupuesto, hay proyectos en los que no les ha llegado el dinero ni para comprar una crema crece pelo, pero que a pesar de esto han triunfado y se han convertido en películas imprescindibles para todo aquel al que le guste el cine. Como por ejemplo “El resplandor” la cual tenía un bajo presupuesto pero supieron hacer que su película se convirtiera en todo un referente en el cine de terror de la época.

Los directores que están empezando, necesitan saber como ganar dinero y tienen que tener recursos y saber trucos para que el presupuesto no sea tan importante ni tenga tanto peso en el proyecto, por ejemplo, en lugar de comprarlo, hacer crece pelo natural casero para que les salga más barato, o como se ha hecho en otros largometrajes en los que se usaba sangre, poner partes de la película en blanco y negro, como en “Kill Bill” de Tarantino, en la que muchas escenas están en blanco y negro simplemente porque se quedaron sin sangre falsa y tuvieron que utilizar otros líquidos, y al ponerlo en blanco y negro no se notaba este cambio.

Incluso hay directores que podrían contar con un gran presupuesto, pero prefieren recortarlo no solo para tener más beneficios, si no porque les parece que contar con todo el presupuesto del mundo es como hacer trampas, porque no tienen que pensar ni que esforzarse por conseguir hacer la película tal como ellos querrían pero sin gastar millones y millones a lo tonto.

Todo lo que rodea al mundo del cine es interesante, pero el presupuesto aunque a veces no lo pensemos, es la diferencia entre una buena película y un fiasco, y es muy curioso ver como los directores se esfuerzan y se sacan trucos de la manga para conseguir que su largometraje sea valorado y se convierta en una gran película y por supuesto un éxito en taquilla, que no deja de ser uno de los motivos más importantes en cualquier película.